¿Qué más se puede pedir?, las dos cosas que más me gustan, el espacio y los parques temáticos, ¡juntas en el mismo sitio!

La Ciudad del Espacio de Toulouse (Francia), o como se dice en francés la Cité de l’Espace, es uno de los mejores lugares para aprender sobre el espacio que he visitado. Si tenéis planeado un viaje en familia a Francia no dejéis pasar la oportunidad de visitar este maravilloso lugar. Tienen absolutamente de todo para disfrutar de un día espacial y sentirte como un verdadero astronauta. Os aseguro que tanto niños como adultos vais a disfrutar de lo lindo visitando las instalaciones.

Exterior de la Cité de l’Espace (Toulouse)

Al entrar veréis maquetas a escala 1:1 y un cohete Ariane de la ESA, eso es lo primero que llama la atención. El edificio de entrada se encuentra a la izquierda, un gran hall y la tienda te dan la bienvenida a la ciudad del espacio, a mi aquí ya me entraron maripositas en la tripa de los nervios y la ansiedad de querer ver todo.

Creo que lo ideal es verlo en dos días, además puedes comprar la estancia de hotel + tu entrada al parque. El mejor regalo que le puedes hacer a tu pequeño futuro astronauta.

Roca lunar traída a bordo del Apollo 15 (NASA)

En el edificio principal puedes encontrar una roca de la Luna del Apollo 15, explicaciones sobre los planetas del Sistema Solar y exoplanetas, diferentes satélites de exploración espacial…

Interior del edificio principal en la Cité de l’Espace

Todo es interactivo y esta en inglés, francés y español. Hay una parte muy divertida donde simulan cómo sería ir caminando por la luna y un entrenamiento de astronauta, pero no os desvelo nada para que sea una sorpresa.

Zona dedicada a la llegada del ser humano a la Luna

Caminando por el edificio encuentras la zona de la llegada del hombre a la Luna, con un módulo lunar, las huellas de los astronautas, herramientas y una zona interactiva con videojuegos para aprender a conducir un Rover lunar.

Maqueta del módulo Columbus (ESA)

Continuando la visita encuentras una zona dedicada a la Estación Espacial Internacional (ISS) con el laboratorio Columbus de la Agencia Espacial Europea (ESA). No es una réplica, simplemente simulan la forma del Columbus por fuera, pero te puedes meter dentro, abrir los cajones y encontrar sorpresas como la comida liofilizada de los astronautas.

Baño de la Estación Espacial Internacional (ISS)

¿Adivina lo qué es esto? Jaja, efectivamente el baño de los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS).
Ya se que a los peques les chifla saber como hacemos pipi y popo en el espacio, pero dejemos las intimidades escatológicas para otro post jajaja
Seguro que aquí os hacéis alguna foto graciosa como las mías, en realidad olía un poco mal porque alguien para hacer la gracia había soltado un poco de metano…

Lili en el baño de la ISS

Esta parte está genial, porque cuentan cómo es la vida de los astronautas en el espacio, que consecuencias tiene para el cuerpo humano permanecer largos periodos fuera de la Tierra e incluso puedes escuchar los sonidos de la estación y haceros esta foto tan divertida de como sería la habitación de una casa en microgravedad.

Lili escucha los sonidos de la ISS y foto de una habitación en microgravedad

 Aquí me veis probando uno de los asientos de la Soyuz rusa. Por si no lo sabíais, estos asientos se hacen a medida para cada astronauta, para que se ajuste perfectamente a su cuerpo y sea totalmente ergonómico. Así, en la reentrada a la Tierra es el asiento el que absorbe todo el golpe y no el astronauta. Aún así el impacto es como un accidente de coche.

Lili probando un asiento de la Soyuz rusa

Hay otro edificio enorme que es un cine IMAX, por supuesto es una visita obligatoria. En el hall te puedes hacer una foto con el robot explorador marciano “Rover Curiosity”.

Rover Curiosity y Lili

Si os hace un buen día es fantástico pasear por el jardín y el laberinto Galaxia, y visitar la alucinante estación MIR. Cuando descubrí que me podía meter dentro os puedo decir que los ojos me hacían chiribitas y el corazón me latía muy rápido. Se puede ver cómo vivían los cosmonautas rusos, los experimentos que hacían, la comida que se llevaron, en definitiva, una pasada. Estoy segura de que los niños y no tan niños lo vais a disfrutar mucho.

Exterior e interior de la maqueta a escala de la estación rusa Mir

Y la guinda del pastel para los pequeños astronautas: el cohete Ariane se puede visitar por dentro, pero no es un cohete, si no un centro espacial dedicado a los más peques. Aquí si que se lo van a pasar bien, todo está pensado para ellos. Una de las cosas que más me gustó fue poder construir un cohete Ariane 5 por fases y ver como despegaba jejeje.

Cohete Ariane 5 (ESA) edificio para los más peques

Hay muchos rincones secretos y es muy divertido descubrirlos. Por eso os digo que lo ideal son dos días, aunque se puede ver todo en uno si te das prisa.

Interior del edificio Ariane 5

Al lado del edificio Ariane hay un parque infantil donde se puede descansar un rato de tantas emociones y los peques pueden seguir gastando energía en los columpios espaciales.

Parque espacial infantil

Es obligatorio pasar por la tienda para comprar algún recuerdo.
Como en cada una de mis misiones me compré un parche de la misión “Proxima” de la ISS para ponerlo a mi traje y continuar completando mi entrenamiento.

Lili en la tienda de la Cité de l’Espace

Espero que os entren muchas ganas de ir a la Cité de l’Espace y que me escribáis para contarme vuestra experiencia. Yo desde luego estoy deseando volver y descubrir nuevos rincones secretos de conocimiento, como esta cama espacial con pantalla interactiva, es una gozada.

Lili descansando en la cama espacial

Astronauta de la NASA y Comandante Lili

 

Nos vemos en mi próxima aventura.

“Persigue tus sueños hasta el infinito y más allá”.

Un saludo
Comandante Lili